Todos los días miles de americanos sufren de lesiones de accidentes. Mientras que algunos accidentes causan lesiones graves que necesitan atención médica de emergencia , muchas lesiones no son aparentes inmediatamente. Los sínomas atrasados que que aparecen después de un accidente de resbalón y caída o un accidente automovilístico pueden ser serios  y requieren la atención de un doctor de accidentes .

Los síntomas de una lesión de un accidente varían de caso a caso pero pueden incluir dolor de cabeza, dolor en el cuello y la espalda, mareos, entumecimiento en las manos y los pies y desabilidad al moverse. Estos síntomas que se vuelven crónicos y comienzan a afectar la calidad de su vida y su abilidad para funcionar al diario no deben ser ignorados . Un quiropráctico de accidentes puede tratar los síntomas de su lesión y sugerir tratamientos que alivien su dolor y promuevan el proceso de recuperación.

Sí las lesiones son causadas por un accidente que puede ser probado como la culpa de otra persona, un doctor le puede recomendar a un abogado de accidentes. De acuerdo a las leyes en los Estados Unidos la víctima de un accidente puede hacer un reclamo por daños si las lesiones son la cusa de una negligencia.  Un acuerdo financiero después de un accidente puede ayudar a aliviar el estrés de sus finanzas causado por las facturas médicas y ayudar a compensar la pérdida de la calidad de su vida. Muchas clínicas de accidentes están familiarizadas con las leyes de lesiones y accidentes y ayudan a los pacientes con el referido de un abogado de accidentes si es necesario.

Algunos de los  síntomas y lesiones más comunes vistas por una clínica de accidentes incluyen:

 

Latigazo cervical ( lesiones del cuello)

Como resultado del  movimiento repentino del cuello durante un choque de autos , el latigazo cervical usulamente comienza a mostrar sus síntomas días y hasta semanas después de un accidente. Estos síntomas pueden incluir dolor severo en el cuello , la espalda y los hombros, rigidez y moción reducida en el cuello. Los dolores de cabeza, cosquilleo y entumecimiento en las manos puede ser otro síntoma a causa de daños en los nervios de la columna. Una evaluación con un quiropráctico es esencial para encontrar y tratar las causas de estos síntomas y prevenir que la lesión se empeore con el tiempo.

 

Dolore de cabeza

Por causa de un latigazo cervical, los dolores de cabeza después de cualquier accidente  pueden poner tensión en la parte de arriba de la espalda, los hombros y el cuello. Los dolores de cabeza de tensión pueden ser crónicos y debilitantes. Mientras que algunos medicamentos pueden ayudar a aliviar el dolor, diagnosticar y tratar las lesiones que causan el dolor en primer lugar es un tratamiento más efectivo a largo plazo.

 

Subluxación vertebral

Cualquier impacto violento en el cuerpo así sea el resultado de una caída seria o un choque de autos , puede hacer que la columna sufra de pequeñas desalineaciones. Una desalineación pequeña a una vértebra puede poner presión en la columna y el sistema nervioso causando varias lesiones serias y dolorosas como daño a los nervios y discos movidos. Los síntomas de un nervio dañado a causa de una subluxación vertebral incluyen dolor severo en la columna y cosquilleo o entumecimiento en las extremidades.  El daño a los nervios es una condición que debe ser tomada seriamente y esta require atención inmediata. La manipulación quiropráctica y los tratamientos de terapias de masaje por un doctor de accidentes para alinear la columna, pueden aliviar el daño a los nervios y prevenir la necesidad de una costosa cirugía correctiva para la columna

 

Dolor de espalda y la sciática

Caerse en una superficie dura puede dañar la columna y causar subluxación vertebral la cual causa dolor de espalda severo.  Los accidentes de resbalón y caída usualmente terminan dañanado la parte baja de la columna donde los daños a los nervios provocan dolores en la sciática bajando hacia la espalda baja y las piernas.  La sciática es una condición extremadamente seria y dolorosa que solamente empeora con el tiempo al menos que el daño a los nervios sea tratado regularmente por un quiropráctico.